Transcurría el año 1929, cuando un psicólogo austriaco (Elton Mayo) fue contratado por las fábricas de iluminación “Hawthorne” en Chicago, para evaluar una serie de experimentos que querían llevar a cabo.

¿Qué tiene que ver contigo Míster? 

Sigue leyendo y ahora te darás cuenta…

El experimento consistía en el análisis del rendimiento de sus empleados según su puesto de trabajo y según la iluminación que tenían. Para ello, los dividieron en varios grupos, los colocaron en diferentes áreas donde las lámparas que tenían para trabajar tenían una luz concreta, de más tenue a más intensidad. A su vez, los empleados cambiarían cada cierto tiempo de grupo para que E. Mayo obtuviera más información.

Con ello, querían demostrar que cuando mayor intensa era la luz donde trabajaban sus empleados, mayor rendimiento tenían y con ello poder multiplicar sus ventas en todo el país.

Durante la investigación inicial, se demostraba su teoría, donde el rendimiento de cada grupo dependía de la iluminación que tenían para trabajar.

A mejor iluminación, mejor rendimiento.

Pero resulta, que después de varios días de experimentos, empezaron a observar que el rendimiento era el mismo en todos los grupos, es más, este había ascendido de forma considerable (y lo seguía haciendo) en todos los grupos como antes no había sucedido…

¿Qué ocurría?

Evidentemente, Elton Mayo vio que no tenía nada que ver con dichas conclusiones primeramente expuestas, lo que le llevó a una gran duda momentánea ya que no conocía el motivo de esa gran subida de resultados…

Imaxe relacionada

Pasados unos días, y observando los datos de un grupo que estaba en un lugar de baja iluminación y apartado del área donde estaba siendo el experimento (exactamente con los trabajadores que se situaban en el ropero de la fábrica,) pudo observar que en estos empleados si había disminuido considerablemente el rendimiento…

…Y fue entonces en ese momento, cuando entendió a la perfección lo sucedido con los demás.

Y es que, el grupo del ropero no había sido observado constantemente como los demás que se situaban en la misma parte de la fábrica, que estaba divida en zonas y con una iluminación concreta.

Con ese dato, se dieron cuenta de que el haber estado observando contínuamente a estos grupos para analizar su rendimiento, había supuesto una alteración total de su actitud, y al ser observado, sus estadísticas y resultados se habían disparado considerable y positivamente.

Gracias a ello, llegó a la clara conclusión de que cuando una persona es observada cuando ejecuta una labor, sus resultados son mayores que si no hay nadie evaluándola. Además, obtuvieron unos datos magníficos, y es que habían 5 causas que hacían que el posteriormente denominado “efecto Hawthorne” fuera posible:

  • La Novedad de la situación.
  • Los Cambios introducidos en el experimento.
  • Las Creencia del trabajador de que la situación es beneficiosa para él.
  • La Conciencia de estar siendo estudiado u observado por un evaluador.
  • La Reducción del aburrimiento del trabajador.

¿Son familiares para tí?

Supongo que como míster, te habrás dado cuenta de si realmente tú llevas a la acción estas 5 “causas” tan importantes en en tu día a día con tus deportistas o jugadores, para potenciar su rendimiento deportivo.

De la importancia de ser un entrenador líder que haga tareas novedosas; que introduzca cambios en las actividades, que haga creer a sus jugadores que todo lo que hacen es beneficioso para ell@s y el desarrollo de su rendimiento; que son conscientes que tu estás siempre encima para estudiarles, analizarles y evaluarles para el bien del equipo; y que sobretodo, nunca se aburran.

Es evidente que este experimento escenifica a la perfección el comportamiento del ser humano, y en un deportista es idéntico, y a su vez se le añade la motivación de estar haciendo lo que más le apasiona y lo que le hace feliz. Luego con esta suma de factores, es imposible que como entrenador no tengas éxito con tus deportistas, jugadores o atletas.

También puedes consultar este post: ¿Qué es ganar para ti?

Recuerda, que el camino para ser un entrenador de éxito no está en ser conocedor y ser experto en todas las estrategias de tu deporte, las táctica, la técnica o la preparación física, o inclusive dar por hecho de que ellos mismos desarrollarán la mentalidad necesaria para seguir creciendo…

Ser un entrenador líder conlleva buscar contínuamente lo mejor en tus deportistas con estas 5 causas del efecto Hawthorne, ayudándoles, aportándoles e intentando alcanzar su  máximo potencial ya sea individualmente o en grupo.

…Y si aprendes a “dar en la tecla”, todo lo que pongas en práctica en tus tareas y actividades, se ejecutará de forma eficiente por parte de tus jugadores, respondiendo siempre de manera excelente.

Un abrazo,

Juanlu Carbonell
Elentrenadorlider.com

PD: Para potenciar estos aspecto, he preparado este Entrenamiento completamente gratuito y online, para que puedas acceder a ella y empieces a transformar el factor del éxito deportivo.

Image

Donde te hablo sobre los 4 conceptos más importantes para un Entrenador…

Ya que en tu día a día, no puedes PERDER en ningún instante la oportunidad de conseguir los mejores resultados de tus deportistas o jugadores…

Ellos son la esencia tu carrera…

Pincha aquí para registrarte ahora.

Aquí te dejo un pequeño adelante sobre lo que vas a aprender:

– Conocerás la herramienta clave de tu día a día que desarrollan los entrenadores profesionales de éxito. Así sabrás utilizarla como los más grandes, lo entrenadores de talla mundial. (Por algo llegan tan lejos…)

– Mostraré la variable del éxito deportivo que marca la diferencia en un deportista durante la competición, los entrenamientos o los partidos,  y que tú como entrenador, debes potenciar y controlar en todo momento.

– Aprenderás como conseguir la motivación extra en tus jugadores de forma inmediata, y así ser un entrenador de gran influencia e impacto que sepa marcar la diferencia en los peores momentos

Interesante, ¿verdad?

Pues esto es sólo el principio…

Regístrate ya al entrenamiento de 4 vídeos!

Haz click aquí…

Un fuerte abrazo.